domingo, 18 de agosto de 2013

Nova Delphini desde Burgos

Fotografía de la Nova Delphini, tomada desde Quintanarraya (Burgos)

 Apenas han pasado unos días, desde que hemos disfrutado de la tradicional lluvia de estrellas fugaces “Perseidas”, comúnmente conocidas como lágrimas de San Lorenzo, en la que multitud de personas se habrán alejado de los nucleos úrbanos para disfrutar de este maravilloso y popular fenómeno; aunque el máximo de esta lluvia de estrellas se vio imposibilitada por la mala climatología, nosotros, subimos al Pico del Trigaza, pero aunque se formó un mar de nubes, las nubes más altas, no bajaron hasta pasadas las 5:00am, una hora muy alejada del máximo.
Tras la calma de dicha lluvia de estrellas, el 16 de Agosto, se confirmó el descubrimiento, por el japonés Koichi Itagaki  desde Yamagata con un telescopio reflector de 18 cm de diámetro, se catalogó como J20233073+2046041. El organismo de la AVVSO (American Association of Variable Star Observer), emitió una alerta de explosión de una Nova en la constelación del Delfín. Este hecho ha causado, y está causando, un gran revuelo entre la comunidad astronómica, tanto amateur como profesional.
Para ayudar a comprender este revuelo, hay que mencionar que durante el siglo XX se detectaron 29 novas, y en el actual siglo XXI, llevamos únicamente un par de ellas: en 2006 la RS Ophiuchi que alcanzó la magnitud 4,5 y en 2007 la V1280 Scorpii, que alcanzó la magnitud 3,9.
  • Pero… ¿Qué es una Nova? 
Una Nova es un proceso eruptivo que sufre una estrella, por el cual aumenta su luminosidad una decena de magnitudes. En este caso, llegando a ser visible a simple vista. 
Este proceso termonuclear, tiene lugar en sistemas estelares dobles, compuestos por una enana blanca y una estrella en sus “últimos días de vida”, en este caso, una gigante roja. 
La gigante roja, es una estrella que tiene gran masa de Hidrógeno, pero poca densidad, por lo que su compañera, la enana blanca, una estrella muy densa y con una gran fuerza gravitatoria, atráe hacia sí parte de esta masa de gas, lo que se denomina acreción, formándose una transferencia de Hidrógeno, y produciéndose un llenado en su lóbulo de Roche (región alrededor de una estrella en un sistema binario en la que el material orbitante está ligado gravitalcionalmente a esta estrella. Si la estrella se expande más allá de su lóbulo de Roche entonces el material exterior al lóbulo es atraído por la otra estrella donde puede caer formando un disco de acrecimiento.
Esta materia acretada, se acumula sobre la enana blanca, haciendo que se vaya calentando más y más, hasta el punto que alcanza la temperatura crítica, y se produzca el fenómeno de la fusión nuclear, por la que se “quema” a gran velocidad este material (fundamentalmente Hidrógeno y Helio) tranformándose en elementos más pesados, produciendo un aumento espectacular de brillo, pero de poca duración, normalizándose tiempo después.
Si el estallido es aún más brillante, es lo que se denominaría como Supernova. Las supernovas involucran procesos diferentes y energías mucho mayores, del orden de 1044 Julios, mientras que las explosiones típicas de novas pueden liberar unos 1038 - 1039 Julios, por lo que no deberían ser confundidas.
La reacción que se produce en este tipo de procesos, conocida como el ciclo de CNO (Carbono-Nitrógeno-Oxígeno) es la de la foto de la izda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!